domingo, 20 de septiembre de 2015

La Manta de la Vida, tejiendo por Siria



Dos semana después de comenzar el movimiento La Manta de la Vida ya somos mas de 3200 personas tejiendo mantas para mandar a las ciudades sirias arreadas por la guerra. Pero hoy no voy a  hablar sobre el nacimiento del movimiento, ni sobre la solidaridad, ni sobre el conflicto. Ya se ha escrito y se han grabado mucho sobre ellos (abajo os dejo una lista con enlaces a blogs, noticias y reseñas en prensa sobre el movimiento, un resumen de como aportar y difundir la campaña)
Yo hoy os quiero hablar del combustible que mueve esta gran máquina. Desde mi semi retiro espiritual doméstico, entre médicos, papeles y asesores (anda, parezco la alcaldesa! XD) busco todos los días un rato para revisar el correo, para darle acceso a nuevos miembros al grupo de Facebook donde nos reunimos o contestar dudas y preguntas de los medios. 

Es la primera vez que no tengo tiempo real de tejer en esta campaña. Incluso en las promovidas en Lana Connection siempre tengo un rato entre organizar eventos y atender pedidos. Demasiados problemas personales y de salud me tiene un poco alejada del mundo real. Pero como parte de la promoción de La Manta de la Vida mi labor ha sido la de convocar a las tejedoras y tejedores de España (y del mundo casi, peque a día de hoy ya tenemos grupos tejiendo en casi todos los continentes)

Y para esos tejedores y tejedoras es este post. Para las manos que hacen posible que ya se hayan entregado una decena de mantas tejidas a mano, de que casi tengamos cientos de mantas en marcha y de que esta comunidad este mas unida que nunca.

El mundo del tejido no esta libre de competencias o celos, de habladurías y de malas maneras. Pero he visto como todo esto se desvanecía por un deseo común, el de ayudar. Las tejedoras somos así (me vais a perdonar el femenino, pero somos mayoría de mujeres tejiendo), usamos nuestro super poder para calentar en invierno, hacer el mundo mas bello y unir gente con la hebra.

He visto como en estas dos semanas se conocían, compartían y se unían tejedoras de todo el mundo. Hemos intercambiado sabidurías, tutoriales, consejos de salud postural, progresos y preocupaciones (el terremoto ocurrido en Chile nos tubo toda la mañana del 18 de septiembre pegadas a la pantalla esperando noticias de las tejedoras chilenas)

Pero sobre todo he visto muchas manos trabajando para aportar lo poco que tiene, que saben hacer, para ayudar a un mueblo que sufre. Me han contado historias de gente en paro que se alegraba de poder aportar algo que no fuera dinero, de un grupo de reclusas que se organizan para tejer su manta, de tejedoras mayores que hacen cuadritos en las residencia para que su nieta los una. Historias de vecinas que se reúnen a tejer, de marcas grandes y pequeñas que donan lana y materiales para la confección de mantas, de empresas que recaudan entre sus empleados para pagar los envíos de las mantas y de niños que les piden a sus madres que les enseñen a tejer para poder ayudar. 

No se a vosotros, pero a mi esto me emociona, me revuelve por dentro. Ver las imágenes de tanta gente ayudando tiene un poder muy curativo después del dolor de ver a tanta gente sufriendo huyendo de su hogar y muriendo en la guerra. 

Será que estoy con el alma sensible después de tantos zarandeos, o será que siempre fue así y ahora ya no tengo reparo en que se me note. ¡Lo cierto es que da igual!

Estas son las manos que tejen la verdadera Manta de la Vida, las vuestras. Y yo ya solo digo gracias, en varios idiomas y en varios tonos, a veces con sonrisas y a veces con lágrimas. 
Gracias


Collage hecho con las 330 fotos subidas al grupo de Facebook La Manta de la Vida

Enlaces a una historia de lana y solidaridad:
Aquí empezó todo, con esta imagen de mis mantas para donar. En ella animamos a la gente a tejer su manta.
Esta es la imagen de la campaña el día que nació de verdad el movimiento La Manta de la Vida.
Aquí la dirección de la grupo de Facebook.
El post de Marta Blanco que cuentan como surgió todo, de como una sola persona puede hacer que el mundo cambie.
El post de Lucia Ruiz de Aguirre, la tercera impulsora de este movimiento.
El video de Marta Bluü donde explica muy bien como participar en el movimiento y da consejos para tejer tu propia manta.
Las cientos de fotos compartidas en Instagram bajo la etiqueta #laMantadelaVida
El movimiento y el llamamiento en Twitter.
Tutoriales para tejer una manta rápida como el patrón de Pearl Knitter.
Y cientos de post en blogs, reseñas en periódicos, entrevistas en radio y medios digitales como el de Mi Petit Madrid

Sé que me dejo a muchas y más que aparacerán en estos días. Pero no quiero dejarme lo mas importante, y es a la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio que son los depositarios de nuestras mantas con destino a las ciudades sirias y a la gente que las necesita.

Y no olvides esto si quieres participar. ¡Teje, envía, difunde!



4 comentarios:

Alejandra Gutiérrez dijo...

Estamos con ustedes en esta gran iniciativa en Costa Rica con AG artextil

sonietaSun dijo...

que grande eres!!!!

Sirivl dijo...

Dónde se envian.

kareencountry dijo...

Que bella iniciativa!!!!!
Besitos